Los torneos indoor toman el relevo en el circuito ITF

La última semana completa de octubre conjuga la celebración de diversos torneos del circuito ITF femenino europeo en diferentes categorías, tanto en tierra batida como sobre pista rápida y en instalaciones cubiertas. 

La Federación Húngara organiza en la ciudad de Szekesfehervar la primera edición del Open Kiskut, que la semana pasada acogió un torneo de categoría W60 y desde hoy un W100 que tiene en las españolas Paula Badosa y Aliona Bolsova, las principales cabezas de cartel. El cuadro reúne a varias participantes de la pasada edición del BBVA Open Ciudad de Valencia, caso de la finalista Tamara Korpatsch, la austríaca Barbara Haas, la paraguaya Verónica Cepede, la rumana Irina Bara, la argentina Paula Ormaechea, la eslovaca Rebeka Sramkova o la belga Maryna Zanevska, además de las españolas Georgina García o Lara Arruabarrena.

Poitiers (Francia) también celebra un W80 indoor con la presencia de Guiomar Maristany y de Lucía Cortez en la fase previa de un torneo en el que compiten dos de las revelaciones del año, ambas vinculadas al BBVA Open Ciudad de Valencia: la campeona Varvara Gracheva, y la joven Marta Kostyuk.

La última cita ITF de la semana para las españolas es la primera edición del torneo W15 de Lousada (Portugal), con la presencia de Aihnoa Atucha, Olga Parrés, Almudena Sanz, Angeles Moreno o Celia Corvino.