Anabel Medina: “Hay que dejar de llamarlo femenino o masculino, es deporte”

La directora del BBVA Open Ciudad de Valencia de tenis femenino, Marina Ferragut, Natalia Gaitán, Lola Ochoa y la diputada Isabel García reflexionan sobre la actualidad del deporte femenino

“Mujer y deporte: El futuro del deporte” fue la sesión de este miércoles del ciclo de ‘Jornadas Formativas e Innovación en el deporte CTV’, enmarcadas en las actividades paralelas del BBVA Open Ciudad de Valencia de tenis femenino. Cerca de cuarenta asistentes pudieron participar, de hecho, en la amena, interesante y formativa intervención de la tenista cuatro veces olímpica y directora del torneo, Anabel Medina de la diputada de Deportes de la Diputación de Valencia, Isabel García; así como de la baloncestista olímpica Marina Ferragut, la jugadora del Valencia y capitana de la selección de Colombia, Natalia Gaitán, y la tenista en silla paralímpica Lola Ochoa, en una mesa moderada por Raúl García, director de comunicación de Lourdes Mohedano.

Marina Ferragut, jugadora olímpica y con 253 internacionalidades con la selección española, reflexionó sobre el baloncesto femenino y explicó que ”está en auge, pero ha habido momentos en los que la brecha ha sido muy grande con el masculino; yo misma lo he sufrido”.

Por su parte, Anabel Medina, tenista cuatro veces olímpica (plata en dobles en Pekín 2008), directora del BBVA Open Ciudad de Valencia y capitana de la selección española de Copa Federación, señaló la relevancia que tuvieron los Juegos Olímpicos de Londres 2012: “La gente comenzó a ser consciente del potencial de las atletas femeninas españolas”. Y es que en aquella edición olímpica de las 17 preseas del medallero español, 11 fueron de mujeres.

En esta línea, la diputada de Deportes de la Diputación de Valencia, Isabel García, remarcó que la situación que vive el deporte femenino “ocurre también en la sociedad en general” y dio cuenta de las desigualdades salariales, las diferencias en el mundo laboral o la escasa presencia de cargos ejecutivos desarrollados por mujeres. La diputada señaló la preocupación que le genera que “desde los organismos e instituciones no seamos capaces de reducir esta desigualdad”.

Además, la tenista paralímpica y referencia del tenis en silla de ruedas, cuatro participaciones en Juegos, Lola Ochoa, comentó en clave optimista que aunque todavía se sigua tratando este asunto “si estamos ante cambios que estamos viendo, aunque efectivamente hay camino por recorrer”.

Las deportistas también comentaron su trayectoria y de la importancia que ha tenido su entorno a la hora de decidirse por esta carrera profesional, así como el apoyo que les ha dado ese entorno formado por familia, entrenadores, técnicos, compañeros, amigos… En este sentido, la futbolista del Valencia Natalia Gaitán, quien salió de su país con 17 para jugar en Estados Unidos y hace ya tres que llegó a España para competir con el Valencia comentó que “el apoyo de mi familia fue muy importante para poder progresar, porque cuando sales de casa tan joven y te vas a otro país no resulta fácil adaptarse. Es un proceso y en eso el entorno es fundamental”. Por su parte, Medina apuntó que ”el apoyo familiar, los amigos, la propia pareja y la relación con el entrenador son fundamentales para poder superar los retos que se van planteando”.

Las deportistas explicaron sus vivencias en el desarrollo de sus respectivas carreras en cuanto al compañerismo y ese apoyo que existe en los deportes de equipo, mientras que en el caso de los deportes individuales, como el tenis, sus representantes destacaron la figura de los entrenadores, así como la relación que se genera con ellos. Un ejemplo es el de Anabel Medina, entrenada durante 18 años por Gonzalo López.

La jornada también incidió en la visibilidad de las deportistas en los medios de comunicación, así como en su patrocinio. En este punto, Ochoa confiesa no ser fan de aparecer en los medios, sin embargo, entiende que es un ejemplo para muchos y acepta esta responsabilidad. Admite, no obstante, que “hay otra parte que no me gusta de los medios: el tratamiento a las personas con discapacidad o, incluso, a las mujeres”.

Medina insistió en el lenguaje y la idea de que “hay que dejar de llamarlo femenino o masculino, es solo deporte o somos deportistas igual”.

Isabel García remarcó sus exigencias en esta área y señaló cómo desde la Diputación se busca que las inversiones de las empresas sean más equilibradas entre deportes y sexos. Además, la baloncestista Marina Ferragut contó su experiencia en Estado Unidos donde, si bien las diferentes entre los salarios se continúan dando, los medios de los que disponen las deportistas, el apoyo a nivel de marketing y el volumen de la afición está muy lejos del caso español.